El pacto de no concurrencia entre trabajador y empresa

6th julio, 2015| Publicado por Derecho laboral |

Regulado en el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores, este pacto queda comprendido dentro de aquellos derechos y obligaciones derivados del contrato de trabajo.

Con el pacto de no concurrencia se quiere proteger la actividad empresarial cuando pueda darse la posibilidad de concurrencia desleal del empleado a lo largo de la relación laboral. Para ello, se establece una limitación a la actividad del trabajador, quedando bloqueadas sus funciones en otra empresa o por su propia cuenta, en el caso que su actividad entre en conflicto con los intereses de su actual empresario.

La celebración de este pacto puede ser individual entre las partes en cualquier momento de la relación laboral, a la firma del contrato de trabajo o durante la vigencia del mismo. Además requiere el interés del empresario industrial, para evitar que se lleve a cabo un trasvase de información clave a sus competidores y que pueda justificarlo.

Es necesario que el empresario analice el posible daño o perjuicio que el trabajador pueda ocasionar con la concurrencia desleal, para establecer la compensación económica adecuada. Una cuantía que puede quedar establecida previamente con el pacto o fijada con posterioridad al pacto de no concurrencia.

La rescisión de este pacto puede darse en cualquier momento durante la vigencia, mediante un escrito al empresario y con una antelación de 30 días. En caso de que el trabajador incumpla el pacto de no concurrencia, debe indemnizar a la empresa por daños y perjuicios, cuando quede probada la realidad y cuantía de los daños y la relación de dichos daños con la actuación del trabajador.

Menú