Nos estamos divorciando ¿Quién se queda con la casa? (IV)

29th junio, 2018| Publicado por Divorcio | Separación |

Hoy en Consulter Asesores y Abogados os resolvemos las últimas cuestiones acerca del uso de la vivienda en el divorcio.
La vivienda familiar ha podido ser adquirida de muchas maneras. Por eso, os vamos a detallar algunos de los casos en los que os podéis estar viendo reflejados:

La vivienda es propiedad del otro cónyuge (no titular)

El cónyuge propietario tendrá que abandonar la vivienda. No podrá residir en ella mientras dure el derecho de uso del otro cónyuge.

El propietario no podrá vender o disponer de la vivienda sin autorización del cónyuge al que se le ha concedido o autorización judicial.

La atribución de la vivienda al cónyuge que no es titular supone, como hemos visto, una importante carga para el cónyuge dueño de la vivienda, que tendrá que buscarse otro lugar donde vivir. En la práctica, salvo que disponga de otras viviendas, se verá obligado a vivir en casa de otros familiares o a pagar un alquiler, con las consecuentes dificultades económicas que esto puede conllevar.

La vivienda es ganancial

Cuando los cónyuges estén casados en régimen de sociedad de gananciales y la vivienda sea un bien ganancial, el juez puede optar, a falta de acuerdo entre los cónyuges, por una de las siguientes soluciones:

No atribuir el uso de la vivienda a ninguno de los cónyuges. Ante la falta de atribución, ambos cónyuges podrán seguir haciendo uso de la vivienda hasta que se proceda a la liquidación definitiva de la sociedad de gananciales y la vivienda sea atribuida a uno de ellos.

Atribuir el uso a ambos cónyuges, por periodos alternos. Cada uno de los cónyuges tendrá derecho a usar la vivienda en los periodos en los que se le haya atribuido el uso.
Atribuir la vivienda a uno solo de los cónyuges, por ser el más necesitado de protección. En este caso, la atribución se hará por un tiempo determinado (ej. “seis meses”, “dos años”, “hasta la liquidación de la sociedad”, etc.). Superado ese periodo máximo, se extingue el derecho de uso.

Por último, aclarar que lo que se atribuye es el uso de la vivienda, pero seguirá siendo propiedad de ambos. Por lo que, por ejemplo de cara la venta, se necesitará el acuerdo de ambos para disponer de ella.

La vivienda es alquilada

Cuando la propiedad de la vivienda es de un tercero y los cónyuges son sus inquilinos, su uso se puede atribuir a cualquiera de ellos, según quién sea el más necesitado de protección a valoración de juez.

¿Qué ocurre si el uso de la vivienda se cede al cónyuge que no firmó el contrato?

Si el cónyuge que no figura en el contrato queda con la vivienda, éste deberá enviar una comunicación al arrendador. Le hará saber que ha ganado el proceso de divorcio y su deseo de continuar mientras dure el arrendamiento. A esta comunicación habrá que adjuntar una copia de la parte de sentencia en la que se atribuye el uso. No es necesario ni conveniente enviar la sentencia entera, ya que contiene datos personales.

Menú