¿Cómo puede el abogado refutar los argumentos adversos?

14th junio, 2019| Publicado por

Para empezar, vamos a contaros de donde viene y que significa la palabra refutar. Proviene del verbo latino ‘refutare‘, su significado es rechazar, destruir. Pero si nos vamos a conocer la definición del diccionario, refutar significa: ‘Contradecir o impugnar con argumentos o razones lo que otros dicen’.

Los abogados, a través de la refutación, tratan de destruir todos los argumentos que expone el abogado de la parte contraria. La refutación es la opción más usada para demostrar los hechos acontecidos.

Como puede el abogado hacer una refutación

Lo primero que tiene que hacer el abogado es estudiar el caso, los argumentos, las pruebas, los hechos y los fundamentos con los que puede contar el abogado de la parte contraria.

Cuando ya sean reconocidos los argumentos, el siguiente paso es buscar los puntos más débiles del contrario, algún punto donde los haya visto dudar, etc.

La refutación irá enfocada en frases como:

  • Los hechos no son ciertos.
  • Los hechos son irrelevantes pero ciertos.
  • El argumento que nos ofrece es confuso.
  • Las pruebas no se sostienen.
  • Las pruebas, aunque ciertas, nos llevan a una conclusión diferente.
  • Se incurre en mentiras.
  • Se maneja el lenguaje en lesión del argumento.

El abogado, apoyándose en su argumento, deberá poner de manifiesto la fortaleza del mismo respecto a los argumentos principales.

Nuestro abogado puede anticiparse al abogado contrario. A eso le llamamos refutación anticipada. Si lo hace cuando el adversario ya ha informado, se llama refutación a posterior, siendo la primera más compleja por el hecho de anteponerse sin conocer el argumento contrario.

Para terminar, la refutación debe de ser evidente y no debe nunca dar una información falsa, ni pruebas alegadas por la parte contraria. Ha de ser profesional. El juez lo percibirá de inmediato y no podrá tener repercusión negativa de quien refuta.

Si necesita más información consulte con Consulter Abogados y Asesores.

Menú