El permiso de cuidados exige que el familiar pase la noche en el hospital

26th febrero, 2019| Publicado por Conciliación laboral |

Imagine que algún familiar suyo se encuentra enfermo o tiene una enfermedad. Para que usted, como pariente, obtenga un permiso de cuidados, su familiar debe estar ingresado en el hospital durante, al menos, una noche.

Esto se ha revelado tras un caso en el que la Audiencia Nacional ha dado la razón a una empresa. En dicho caso el trabajador no pudo trabajar durante tres días para cuidar a una persona de su familia. Parece ser que las autoridades consideran que si el paciente no está ingresado no es enfermedad. De hecho, si el enfermo está ingresado un tiempo, pero no pasa la noche allí y lo envían de nuevo a casa, tampoco contaría como hospitalización.

Esto deja a los familiares en una situación de desamparo ante los cuidados familiares. Todo el mundo, por desgracia, en algún momento de sus vidas, tendrá que realizar. Ya sea de manera puntual o más prolongada en el tiempo.

El término “hospitalización”, según la RAE implica que el paciente esté interno en un hospital o en una clínica. Según el artículo 37 del Estatuto de Trabajadores los familiares de un enfermo pueden faltar hasta dos días al trabajo. Esto sería, si hay una hospitalización o una intervención quirúrgica sin hospitalización del familiar en concreto. Por tanto, tiene que estar interno, al menos, una noche. Según la Audiencia Nacional, ese internamiento “precisa la pernoctación”.

Las familias que no pueden permitirse faltar al trabajo tienen que hacer malabares entre el cuidado de su familiar enfermo. Esto perjudica, por supuesto, a los hogares con peores situaciones laborales.

Además, según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid indica que el trabajador que cuida de su familiar no puede pedir más de una vez este permiso de dos días. Es decir, por el mismo caso o enfermedad de un familiar, a pesar de que pueda alargarse de manera indefinida, solo puede faltar dos días. La conciliación se convierte, pues, en un mito.

Menú