Los diferentes regímenes matrimoniales

A la hora de contraer matrimonio es interesante evaluar los diferentes regímenes matrimoniales que puedes acordar con tu pareja. En este blog vamos a explicar las características en cada caso.

La sociedad de gananciales

En este régimen cada uno de los cónyuges es propietario de la mitad de ganancias que se obtienen a partir del momento en el que se contrae matrimonio.

En este caso cada vez que se quiera disponer o vender un bien común se debe tener la aprobación de ambos. Se debe tener en cuenta que el patrimonio anterior a la unión, así como donaciones o herencias no tienen obligatoriedad de pertenecer a este régimen ganancial.

Separación de bienes

Cuando la pareja se decanta por la separación de bienes, cada cónyuge mantiene su patrimonio de forma independiente. En el caso de comprarse un bien material, cada miembro será propietario del dinero aportado para la adquisición del mismo.

Si el matrimonio se decanta por esta opción sería necesario otorgar, ante notario y generalmente antes de la boda, las capitulaciones matrimoniales.

Es importante conocer que si no se entregan las capitulaciones matrimoniales, por defecto se aplicará el derecho común.

Participación en las ganancias

Aunque las anteriores son las más comunes, la participación en las ganancias es una opción muy elegida entre los europeos.

Es una combinación de las dos opciones explicadas anteriormente pero, a la hora de la separación, cada parte participa en las ganancias del otro, siendo así más similar al régimen general de gananciales.

¿Cuándo es más interesante una opción u otra?

No solo las ganancias se comparten, si se escoge la primera opción, las deudas también se compartirán y esto puede repercutir en el conjunto de bienes del matrimonio. Por el contrario, con la separación de bienes, las repercusiones solo irán contra el deudor.

Si tienes dudas sobre que régimen ganancial escoger a la hora de contraer matrimonio, nuestros abogados matrimonialistas te aconsejarán sobre tu situación personal.